Foto: HispanTV

El juez de primera instancia Sergio Moro, quien lideró las averiguaciones que siguieron al caso Lava Jato, fue quien dio a conocer la sentencia

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, fue condenado este miércoles a nueve años y medio de prisión por delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Dicha sentencia se dio a conocer por el juez de primera instancia Sergio Moro, quien lideró las averiguaciones que siguieron al caso Lava Jato. Lula es el primer exmandatario en la historia brasilera que es enviado a prisión por delitos de corrupción.

Lula da Silva, uno de presidentes más populares, estuvo inmerso en una red de corrupción que operó en Petrobras, la estatal petrolera de ese país. Es acusado de recibir comisiones o sobornos de la constructora OAS, así como de la multinacional Odebrecht. Las comisiones recibidas por suscribir contratos con estas empresas rondan los 3,7 millones de reales (1,1 millones de dólares).

El pago de estos sobornos se materializó en la entrega de un apartamento en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, y el pago del almacenamiento de los regalos recibidos durante su gestión, entre 2003 y 2010. Aunque el inmueble aparece en los registros como propiedad de la constructora OAS, de acuerdo con la acusación de la Fiscalía de Brasil pertenece realmente a Lula da Silva, y fue entregado como una forma de pago a cambio de los “favores concedidos”. El revés legal que ahora atraviesa Lula, pone en riesgo sus aspiraciones de llegar a la presidencia nuevamente, apoyado por el Partido de los Trabajadores.

Redacción V1N con información de EFE