Henry Ramos Allup
Ramos Allup asistirá hoy a la Contraloría. Foto: ACN

La Contraloría no reconoce a Julio Borges como presidente de la AN, y se sigue refiriendo para ese cargo a Henry Ramos Allup

El miércoles el contralor general, Manuel Galindo, solicitó a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia un amparo constitucional que obligue “al presidente actual de plazo vencido (sic), diputado Henry Ramos” a permitir la entrada de la auditora interna interventora de la Asamblea Nacional, Mayren Ríos. La funcionaria fue designada por Galindo la semana pasada, en sustitución de David Solórzano, nombrado en 2015 por el entonces presidente del Parlamento, Diosdado Cabello.

El martes, en conversación con periodistas en el Palacio Federal, Ramos comentó que no ha obstaculizado el ingreso de Ríos. Al no ser presidente de la AN, no tiene potestad para dar instrucciones al personal de seguridad.

“Yo les pedí a los de la Contraloría que vinieron a traer el oficio que cualquier comunicación a mi persona la hagan como diputado, pues ellos insisten en llamarme presidente. Les aclaré que si necesitan dirigirse a la presidencia, deben remitir las comunicaciones a Julio Borges”, señaló Ramos.

Sin embargo, Galindo no se inmuta. El funcionario, que fue  mano derecha de Cilia Flores (Psuv) durante su gestión como presidenta de la AN (2006-2010), insistió en que su oficina no reconoce “ninguna competencia” a la actual directiva y solo “a un presidente de plazo vencido, que es el diputado Henry Ramos”.

Galindo anunció que entre hoy y mañana publicará un cartel en medios impresos que fijará un plazo de 15 días para que Ramos presente a su despacho “todos los requisitos y documentos que aparecerán en dicho cartel”. Y advirtió: “Por entrabamiento (sic) del proceso, las sanciones podrían ser desde la multa hasta la inhabilitación”.

Entretanto, la Sala Constitucional tiene 48 horas contadas desde ayer para responder al amparo solicitado “y obligar” a la AN para que reciba a Ríos, “de ser posible con la fuerza pública”, enfatizó Galindo.

Ante esto, Henry Ramos Allup acudió a la Contraloría General de la República a responder “in extenso” a Galindo.

“A mi no puede allanar la inmunidad nadie que no sea la propia Cámara y además para allanarme la inmunidad es necesario que el Tribunal Supremo de Justicia le exija a la Cámara el allanamiento de inmunidad, porque habría cometido un delito y yo no he cometido delito alguno”, aseveró el diputado.

Ramos Allup aseveró que Galindo Ballesteros estaría actuando “más como compadre de Cilia Flores (primera dama) que como contralor de la República”. Además, señaló que cuando fue presidente de la AN denunció ante la Contraloría todas las irregularidades que encontró de la gestión anterior “dentro de los 120 días hábiles que señalan la ley, lo consigné en un informe y hasta el momento no han dicho nada”.

A su vez, indicó que la Contraloría General puede pedir los documentos que tengan que ver con el año en donde estuvo como el presidente del Parlamento.

Redacción V1Noticias con información de El Nacional y 2001