Informes sobre la investigacion detallan que Ricardo Molina habría recibido 6 millones de dólares en sobornos 

El diputado  por el Gran Polo Patriótico, Diosdado Cabello, y el ministro de transporte y obras públicas, Ricardo Molina,  fueron acusados por parte de la Fiscalía de Brasil por recibir sobornos de Marcos Odebrecht, de la empresa Odebrecht, envuelta en un gran escándalo de corrupción.

Así lo informó el presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

“Hace tres semanas fuimos a reunirnos con el Parlamento y la Fiscalía de Brasil, en donde se comprometieron a compartir información con la Asamblea Nacional de Venezuela. La Fiscalía inicialmente hizo un acuerdo con los Parlamentos de la región para establecer una delación premiada con Marcelo Odebrecht. Es decir, al confesar Marcelo, se le dio un trato para zanjar la investigación. Durante la experticia policial se filtraron pruebas que señalan a Diosdado Cabello de mantener comunicación fluida con Marcelo Odebrecht y a Ricardo Molina de haber recibido 6 millones de dólares en sobornos por parte de dicha organización”.

Guaidó detalló, además, que las investigaciones han determinado que la empresa tuvo un promedio de cinco a siete años de retraso en entrega y conclusión de las obras.

“El único país que tiene 90% de obras Odebrecht inconclusas es Venezuela. En toda la región las obras fueron concluidas, menos acá. De las 31 obras, casi 26 inconclusas y 2 por incluir. No hay ningún venezolano que haya podido montarse en el Metro de Caracas hasta Guarenas, que haya pasado por el segundo puente del lago de Maracaibo, que haya viajado en el Ferrocarril del Centro y que haya disfrutado de la electricidad producida por Tacoma”.

Precisó que desde Brasil se realizará una investigación para determinar la fuente de financiamiento de las distintas construcciones. “Al parecer dichas obras fueron financiadas por El Banco de Desarrollo de Brazil; entonces no solamente se robaron el dinero, sino que estamos endeudados con Brasil gracias a estas obras. Esta centrifuga de corrupción fue muy elevada”.

“El segundo puente sobre el Orinoco, el Orinoquia, le costó a los venezolanos, aproximadamente 400 millones de dólares por km. Un puente de similar envergadura en Portugal costó 80 millones por km. Hay entre 600% de sobreprecio en obras concluidas en el país por esta empresa. Hay miles de millones de dólares venezolanos invertidos en estas obras. Esa es la magnitud de la tragedia. Cada vez que vemos a estas obras recordemos a los venezolanos que comen en las calles. No debemos seguir tolerando la corrupción”, puntualizó.

Redacción V1Noticias con información de El Nacional